news

BASEmóvel
Desenvolvida a partir do projeto Contracondutas, Escola da cidade, em 2017.
.
Os efeitos da obra deste artista são de sua responsabilidade



Anfibologia, reciprocidad


tipografia em metal, caracteres com 10 cm de altura, frase inteira com aprox. 6 cm de largura

Texto na fachada do Museo Experimental El Eco: “Os efeitos da obra deste artista são de sua responsabilidade”. Tipografia similar às encontradas no entorno e utilizada nos anos 50 e 60. Museu feito pelo artista Mathias Goeritz, em que não houve projeto de arquitetura e decisões formais foram tomadas durante obras. Cidade do México.

Amphibology and Reciprocity
metal typesetting
6m x 10cm

Text placed on Museo Experimental El Eco’s frontispiece: “The effects caused by this artist’s work are their responsability”. Typeface similar to the ones from the surroundings in the 50s and 60s. Mathias Goeritz is responsible for this museum, in which there was no architectural project and all decisions concerning its form were taken during its construction. Mexico City.
Partamos de la ambigüedad; de la ambigüedad de una frase, de una cosa o de una situación para pensar cuáles posibilidades de interpretación se abren desde el lugar de la indeterminación. Si bien la anfibología —también polisemia— apunta hacia el empleo de frases o palabras con más de una interpretación, la obra de Vitor Cesar nos invita a pensar este uso del lenguaje de forma más expandida: desde las capacidades de la obra de arte.

Su trabajo se desarrolla mayormente en el ámbito de lo público , de ‘estar en público‘ para ser más específicos, de tal modo que estas nociones son centrales a su investigación artística. Una buena parte de sus proyectos pueden entenderse como modos de activación de un espacio que parten de las dinámicas sociales y espaciales de la vida cotidiana. Entre los dispositivos y medios que utiliza se encuentran carteles, letreros, charlas, radio, y elementos ya existentes en un sitio como puede ser el caso de un interfono por ejemplo (Interfones, 2011), que al ser dislocado de un predio a un poste en la calle adquiere una nueva función convirtiéndose en un experimento de interacción en la ciudad. De acuerdo con la historiadora del arte Rosalyn Deutsche, “la condición pública de una obra de arte no estriba en su existencia en una ubicación que se predetermina como pública, sino más bien en el hecho de que se ejecuta una operación: la operación de hacer espacio público al transformar cualquier espacio que esa obra ocupe en lo que se denomina esfera pública.”1

Os efeitos da obra deste artista são de sua responsabilidade [Los efectos de la obra de este artista son de su responsabilidad], 2013, es una obra realizada para la fachada del Museo Experimental el Eco. Resultado de una primera visita del artista a la Ciudad de México en otoño pasado, la pieza está hecha a la manera de los letreros de herrería que nombran algunos edificios, especialmente iglesias, escuelas, edificios residenciales, bares, restaurantes. Este tipo de identificaciones son aún comunes en la Ciudad de México, en particular en edificios de los años cincuenta del siglo pasado: “Edificio Rosa”, “Condominio Zacatecas”, “Bar Negresco”, “Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro”. La frase articulada por el artista no es una identificación en este sentido (“Museo”), y sin embargo funciona como tal dentro del marco de la institución museística, o mejor dicho de adentro hacia fuera de este marco, y de vuelta.

La obra evade de forma directa el lenguaje espectacular, como podría serlo el de la publicidad, y en cambio construye una frase que remite más a la teoría de arte que a un letrero con el que podemos toparnos en la calle. De este modo se dirige a quienes leemos la frase y nos coloca dentro de ésta por medio de la apelación, y lo mismo apela a la obra de Goeritz, a la arquitectura que alberga otras obras de arte, y a esas otras obras de arte. Los efectos son de “su” responsabilidad; una responsabilidad compartida pues en las distintas interpretaciones circula una cierta corresponsabilidad, complicidad y co-afectividad.

Una segunda obra en exhibición que se encuentra en la Sala Mont del museo, Sem título (Modern Architecture) [Sin título (Arquitectura Moderna)], 2011, lanza una pregunta aguda sobre el peso de la arquitectura moderna. Una caja de cartón que alguna vez contuvo varios ejemplares del libro titulado “Modern Architecture” de la famosa editorial de arte Taschen, está aquí dispuesta sobre un terreno de pasto artificial a la manera de una trampa rudimentaria. La caja está siendo sostenida por una pequeña columna de mármol atada a un hilo largo que sale de la demarcación del pasto artificial como una incitación al espectador, pues si éste se aventurara a traspasar este límite, la caja caerá. A una escala muy distinta que la intervención en la fachada, esta pieza crea una tensión entre la modernidad y el presente, una tensión que se localiza al interior del museo y de los discursos del arte, pero que podemos pensar se extiende geográficamente también tendiendo un puente entre Brasil y México en cuanto a su relación con la modernidad.

Por último, en nuestras manos sostenemos una tercera pieza: en este caso una sugerencia para intervenir el gran ventanal que separa el patio del museo con el interior colocando un toldo rosa que espejea el tianguis que dos veces por semana se instala frente al museo. Esta imagen, proposición de otro tiempo, entabla una conversación con el exterior del museo desde lo utilitario y lo estético, poniendo de nuevo en cuestión la condición pública de una obra de arte y las relaciones que ésta genera.

Paola Santoscoy

1 Rosalyn Deutsche, Público, transcripción de la conferencia dictada en el curso “Ideas recibidas. Un vocabulario para la cultura artística contemporánea” en el Museu dA’ rt Contemporani de Barcelona (MACBA), 19 de noviembre de 2007, pág. 2.